Inicio

   Eventos      y Seminarios

Artículos Publicaciones

    Informes      de Prensa

Libros Cursos CD Interactivos Certificados Internacionales Contáctenos E.mail

Prevención del Crímen

Hipervínculos Enlaces

 

ESTRATEGIAS CONTRA LA CORRUPCION

 


 

Nota de U.S. Inter.-Affairs: La publicación de este trabajo de investigación, es un servicio público de prevención y educación sobre la violación de la Ley, es una ponencia de diferentes autores, cuyos nombres aparecen al concluir la lectura.

 

 

 

 

"PARA HACER QUE UN GRAN SUEÑO SE CONVIERTA EN REALIDAD, PRIMERO HAY QUE TENER UN GRAN SUEÑO."

                                                                                HANS SELYE

 

 

 

"EL NO PUEDO ES UN PRETEXTO; EL MOTIVO ES UN NO QUIERO"

                                                                               LUCIO ANNEO SENECA

 

 

 

"... SOLO LE PIDO A DIOS, QUE EL DOLOR NO ME SEA INDIFERENTE, QUE LA RESACA  MUERTE NO ME ENCUENTRE, VACIO Y SOLO SIN HABER HECHO LO SUFICIENTE..."

                                                                                    LEON GIECCO

 

 

 

"YA NO ME HORRORIZAN LOS ACTOS MALOS DE LA GENTE MALA, SINO LA INDIFERENCIA DE TANTA GENTE BUENA".

                                                                                    MARTIN LUTHER KING

 

 

 

"SI HASTA EL PRESENTE, EN EL MUNDO, LOS MALOS HAN PARECIDO MAS FUERTES QUE LOS BUENOS, ES PORQUE LOS MALOS SABEN HACER EL MAL Y LOS BUENOS NO SABEN HACER EL BIEN."

                                                                                    ELIPHAS LEVI

 

 


 

 

 

 

A. INTRODUCCION

 

B. ESTRUCTURA DE LA PONENCIA

 

1. ASPECTOS GENERALES

 

1.1. DEFINICION

1.2. ANTECEDENTES

1.3. CARACTERISTICAS Y TIPIFICACION DE LA CORRUPCION

 

 

2. HOMBRE, SOCIEDAD Y CORRUPCION

 

2.1. AUSENCIA O CAMBIO EN LA ESTRUCTURA DE VALORES

2.2. UNA SOBREDIMENSION DE LA IMAGEN DEL PROPIO YO

2.3. RELACIONES EN LA PERIFERIA Y NO EN LA ESENCIA

2.4. ADAPTACION A LA REALIDAD Y DESARROLLO DE UN TIPO DE REPRESION      

            SOCIAL

 

3. CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE LA CORRUPCION

 

3.1. SICOLOGICAS

3.2. SOCIOLOGICAS

3.3. ECONOMICAS

 

4. MECANISMOS DE PREVENCION

 

4.1. EDUCACION CIUDADANA Y FORMACION DE LIDERES

4.2. DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

4.3. VIGILANCIA CIUDADANA EFECTIVA

4.4. EXPEDICION DE LEYES QUE PREVENGAN LA COMISION DE ACTOS CORRUPTOS

 

INTRODUCCION


 

 

 

La presente ponencia tiene como objetivo presentar a ustedes el conmovedor cuadro, dramático en sí  mismo, en que se ha venido convirtiendo el ejercicio de la corrupcin de manera universal, con lo cual ha llegado a socavar el fundamento de las estructuras sociales generadas por la humanidad, poniendo en serio peligro la supervivencia de esas sociedades en armonía y con equidad, virtudes cuya desaparición convierte las relaciones sociales en generadoras de discriminación y por ende de violencia.

 

Una vez presentado ese cuadro y analizados sus componentes, propondremos a ustedes un medio para que se vinculen a la solución del grave problema, y convenciéndolos de la bondad de ese propósito, si es que lo logramos, nos ayuden a implementar desde ya tareas y a fijar metas para que nuestro aporte sea realmente fructífero.

 

La razón por la cual nos encontramos aquí hoy hablando de corrupción, tiene que ver con el hecho  de que un grupo de "soñadores" decidió hace poco más de un año, empezar a pensar en este problema y en buscar propuestas que fuesen posibles de sacar adelante, en busca de oponerse a la corrupción. Sobre ese propósito ya se ha trabajado bastante y hoy sólo pretendemos atraernos más aliados. Pues bien, gracias a la inclusión de esta charla, en este foro, se nos ha permitido un logro que también habíamos soñado, y que hoy se hace realidad, de sacar a la luz pública el objetivo de nuestros trabajos.

 

Hemos acuñado como premisa, soporte y algo así como el "cargador de la pila"  la frase de Hans Selye, según la cual "Para hacer que un gran sueño se convierta en realidad, primero hay que tener un gran sueño".

Cuando iniciábamos nuestros trabajos y convocábamos a otros miembros de nuestra sociedad para que participaran con nosotros, tuvimos reacciones de todo tipo, desde la sonrisa escéptica, hasta la carcajada burlona; desde el apoyo entusiasta, hasta el rechazo velado; desde el aporte de ideas y pensamientos, hasta el convidado de piedra. Nada más difícil que haber prosperado en nuestra intención, habida cuenta de que el tema de la corrupción es un tema que, por delicado de tratar y por la colosal empresa que es combatirla, hace que nos convirtamos en espectadores pasivos y hasta cierto punto cómplices del problema, cuando no en, ahí sí,  muy activos ejecutores, promotores ... en fin, hacedores de corrupción. Y es éste un medio tan lucrativo y expedito para conseguir que nuestros deseos se cumplan y ostentar la cara del éxito en la vida, que quien se ha acostumbrado a ejercerla, no quiere que se le hable de su abolición, y quien haya logrado escaparse de sus garras, teme que al enfrentársele, pueda correr serio peligro, incluso la pérdida de la vida. Se corre grave peligro y se pierde la vida en el intento, eso está bastante demostrado y sería necio querer convencerlos de ello.

 

Pero no es la actitud cobarde o complaciente, la que más se ajusta a nuestros principios y fundamentos, por lo tanto, el grupo de trabajo que por nuestro intermedio trae a ustedes hoy esta ponencia, ha decidido darle la cara y oponerse con inteligencia y decisión, con prisa y sin pausa, pero sobre todo con sincero deseo de disminuir su nefasto influjo, a implementar estrategias contra la corrupción.

 

No va pues a ser éste, un discurso más de los que ya han agotado ríos de tinta y toneladas de papel, recibido aplausos y catapultado soterradas aspiraciones, sino una convocatoria a pasar de inmediato del discurso a la acción decidida.

 

Estamos seguros de que hoy no vamos a solucionar el problema, sólo buscamos que con su resuelto apoyo a esta causa, logremos en el corto plazo llevar hasta las instancias que sean necesarias, las propuestas que puedan evitar la comisión de actos corruptos, cerrándole puertas a su ejecución; así que, por mínimo que sea, cualquier avance que  logremos habrá justificado todo el esfuerzo hecho.

 

 

 

ESTRUCTURA DE LA PONENCIA 

 


 

 

1. ASPECTOS GENERALES

 

1.1. DEFINICION

 

Aclarado el propósito que nos mueve, creemos que puede resultar ilustrativo, presentarles una definición que logre, de manera precisa, hacernos conocer en toda su magnitud el carácter de lo que es la corrupción.

 

No aceptamos una definición de ella, la investigamos, la descubrimos por nuestros propios medios, lo cual se dificultó, en razón a que, es un fenómeno que puede  apreciarse desde diferentes ópticas, dependiendo de la interpretación de valores y del juicio personal sobre un sistema o sociedad.

 

Por todo esto, no fué tarea fácil lograr una aproximación a definirla, y hasta hace muy poco no había un concenso sobre cuál debería ser la tan esquiva definición que buscábamos, y aunque vamos a proponer ya mismo una, estamos seguros de que aún no nos hemos puesto de acuerdo. Confiamos, no obstante, en que ustedes podrán ayudarnos a perfeccionarla.

 

Consideramos la corrupción como un CONJUNTO DE MODALIDADES DELICTIVAS MEDIANTE EL CUAL SE OBTIENEN BENEFICIOS INDEBIDOS VIOLANDO LA LEY Y MENOSCABANDO LOS DERECHOS DE LOS SEMEJANTES, Y QUE CORROE LOS PRINCIPIOS …TICOS DE LA SOCIEDAD QUE LA ACEPTA. SE CONVIERTE, EN ALGUNOS CASOS, EN UN MECANISMO DE DEFENSA, PARA SOBREVIVIR EN UN MEDIO SOCIAL DESHONESTO E INSOLIDARIO.

 

Resulta un tanto larga pero sólo hace honor a la magnitud de lo definido.

 

Vamos a dejar "flotando" en el ambiente esta definición a la cual estaremos recurriendo con bastante frecuencia en la medida en que avance nuestra exposición. Rogamos por que, cada que se les presente una oportunidad, la relean y memoricen, hasta que  a alguno de ustedes se le "ilumine la lamparita"  y a lo mejor nos puede aportar una buena definición.

 

Bien, dejémosla por ahora allí, no sin antes hacer notar lo que esa definición contiene:

- CONJUNTO DE MODALIDADES DELICTIVAS, o sea, es un delito, de modo que el corrupto.

- OBTIENE BENEFICIOS INDEBIDOS, o sea es algo contrario a las buenas costumbres.

- VIOLA LA LEY

- MENOSCABA LOS DERECHOS DE SUS SEMEJANTES

- CORROE LOS PRINCIPIOS …TICOS y finalmente es

- ALGUNAS VECES UN MECANISMO DE DEFENSA.

 

Ciertamente, es una tarea que parecería "quijotesca", la de emprender la lucha contra semejante monstruo.

                                                                                               


 

 

1.2. ANTECEDENTES

 

Ubicar los antecedentes de la corrupción no resulta fácil, si partimos de la base de que ésta es una modalidad delictiva altamente sofisticada, que se caracteriza por no dejar huellas o por dejar las menos posibles.

 

Relativa importancia puede tener ahora ahondar en una investigacion histórico-social que nos permita establecer los exactos antecedentes de este flagelo.

                                                           

La corrupción no nace con el poder político  y la organización de la economía basada en el sistema monetario; es mucho más antigüa. Se fortalece con el debilitamiento de las instituciones políticas. Ya dos mil años atrás Marco Tulio Cicerón, criticaba en sus "Catilinarias", el deterioro de la moral pública y el enriquecimiento ilícito de algunos senadores romanos, poniendo el grito en el cielo y alegando que se acercaba "el fin de los tiempos", por la putrefacción de las buenas costumbres en la sociedad romana... y efectivamente, el imperio se destruyó.

 

En los tiempos modernos, hace 100 años, el 21 de Agosto de 1898, decía Don Manuel González Prada  -eminente político peruano-: "Nos dirigimos a un pueblo cien veces engañado, que desconfiará de nosotros mientras los actos no les prueben la sinceridad de las intenciones. Las leyes, por muy claras y sencillas que nos parezcan, entrañan oscuridades y complicaciones suficientes, para servir al hombre honrado y al bribón, quien sabe, más al bribón que al honrado. Pero  qué valen las leyes buenas con jueces malos?"

 

El 10 de Octubre de 1973 renunció el vicepresidente de EE.UU., Spiro Agnew, admitiendo que había sido sobornado cuando fué gobernador de Maryland; posteriormente, el colegio de abogados lo expulsó de su seno, por haber deshonrado la profesión. En los países desarrollados también se soborna, la inmoralidad y la corrupción se han extendido a todo el mundo, llevando al borde de la destrucción a la sociedad.

 

Sin lugar a dudas, tratar de establecer con certeza los elementos que se presentan para que el hombre sienta la necesidad de cometer estos actos, que lo colocan en el lindero de la insolidaridad y de una fatal renuncia a los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad, tan promulgados, pero tan excluídos, de nuestros reales intereses, es tarea nada fácil; para ello deberá recurrirse a los doctos en las materias Histórico-Ontológicas, en busca de la luz que nos ponga de presente las razones que puedan aducirse como generadoras de la mentalidad corrupta, pues podremos aspirar a que, una vez determinados estos factores, podamos implementar tareas que dirijan sus resultados a recuperar en el ser humano, esos principios básicos de convivencia pacífica y socialmente factible.

 

Podríamos ensayar, mientras encontramos la respuesta aceptable, un análisis que nos permita hacer el diagnóstico: Por ejemplo, pensemos en los seres humanos como criaturas de Dios, puestas sobre la tierra con las suficientes capacidades para obrar en su honor. Por ello, se encuentran ìaccidentalmenteî (para ellos, desde luego, no para el Creador) en un escenario único, y dispuestos allí  para el desarrollo de Sus planes. El Creador le otorgó al hombre todos los elementos necesarios y los puso  a su alcance:

agua, luz, aire y la tierra para recoger de ella todos los frutos; además de proporcionarle animales para su sustento y vestido. De nada carece el ser humano, pues a imagen de su Creador se le otorgó la capacidad de discernir, de crear, de producir cosas para mejorar su entorno. Con una estructura física ideal, el hombre es  el animal mejor dotado de la naturaleza.

 

Esos seres humanos, en principio sienten la necesidad de unirse, de complementarse, de ayudarse, en su desarrollo primigenio y se genera entonces la relación cordial y de mutuo enriquecimiento espiritual, que hace m·s llevadera la tarea de sobrevivir y ser alguien. Nadie puede negar que tal estado de cosas es el ideal de convivencia y para el hombre es posible vivirlo por mucho tiempo, período éste que en su vida se caracteriza por una paz espiritual y un sentimiento de solidaridad y mutuo reconocimiento, que le mantiene sosegado y con los sentidos dispuestos a brindarse a sus semejantes y a exigir de ellos su concurso cuando los intereses, que en esta etapa son mutuos, así lo requieran.

 

Por qué razón ésto no continúa así por siempre, y en lugar de la disolucion de la sociedad, ella no se enriquece con el avenimiento de nuevos miembros, que hagan honor a la indiscutible sentencia según la cual "la unión hace la fuerza"?

 

Dentro de su proceso evolutivo, el hombre constituye las primeras comunidades, con una organización tribal pero suficiente para su forma de vida. El contacto permanente con la naturaleza, lo lleva a tener conciencia de la existencia de un Ser Superior que le proporciona los elementos necesarios para el sustento. Agradecido, dá ofrendas que posteriormente se convierten en ritos, bases de todas las religiones. Constituído como comunidad organizada, social y religiosamente, amplía sus horizontes en busca de mejores tierras y perspectivas de vida, lo que origina esa necesidad de conquista. Los fuertes prevalecen sobre los débiles, y los sometidos se tornan en seres inferiores a voluntad de sus conquistadores. Así ha sido durante siglos.

 

Podría afirmarse que en ese preciso momento en que el hombre siente la necesidad subjetiva de TENER MAS, y de DETENTAR PODER para estar por encima de los demás, se origina la práctica del acto irregular, anormal, de apropiación de unos bienes o recursos ajenos que le han sido confiados para beneficio e interés social. Esta actitud,  exclusiva del hombre, vino a convertirse en paradigma, hasta tornarse en una práctica colectiva, ejercida por casi todos aquellos que tuviesen la posibilidad, la oportunidad y los medios para hacerlo.

 

El hombre no acepta la riqueza que tiene al alcance de su mano. Quiere más cosas, más poder y bajo esa premisa se extiende por todo el planeta, conquistando, destruyendo, ignorando a sus semejantes; los ideales religiosos, políticos y de estado son las banderas que enarbolan como jusitificación de sus luchas. Paralelamente a ello, otros hombres se dedican a crear cosas, productos que prontamente obligan a la apertura de fábricas e industrias para abastecer las necesidades de la humanidad,  generando a su paso la destrucción del entorno, la contaminación de las ciudades e indudablemente la estratificación social.

 

En cuanto se refiere al cambio que se produce en el ser humano al pasar de la vida comunitaria a la vida en sociedad, con todas sus complejidades y evidentes desventajas, que sufrimos actualmente, responden los estudiosos de este tema que ello sucede básicamente porque el hombre empieza a tener la necesidad de ìcompetirî con sus congéneres y entonces quiere ser, no mejor, sino EL mejor, no más adinerado, sino EL más adinerado, no más exitoso, sino EL más exitoso, etc., y en este afán por sobresalir, no le queda más remedio que aplastar a sus probables oponentes, en esa desenfrenada carrera por ser EL, olvidando còmo hasta ese momento, se pensaba en NOSOTROS.

 

Pierde el sentido de convivencia, de solidaridad, de cooperación, y empieza la destrucción de quienes hasta ahora fueron sus socios en el plan de desarrollo trazado con sus semejantes, y ésto a lo que conduce no es a otra cosa que a su propia destrucción, como indefectiblemente termina ocurriendo. Se daña su pensamiento cuando pierde el sentido de COMUNIDAD, de entender que el Creador dispuso el universo para el usufructo de todos los seres que instaló allí. A nadie le es lícito apoderarse de lo que en justicia divina les pertenece por partes iguales a todos. Encontramos entonces el que podríamos llamar primer antecedente de la corrupción: LA PERDIDA DE LOS PROPOSITOS COMUNES. Es decir, LA COMUNION DE PROPOSITOS  es una de las virtudes urgentes de rescatar.

 

El problema es tan grave que, miremos el patético cuadro que se presenta cuando, en su afán por defenderse de "ese canibalismo",  los hombres crean dentro de la sociedad, toda una serie de organizaciones comunitarias que los aglutinen según sus intereses, bien sean políticos, religiosos, filosóficos, gremiales,  profesionales, etc. Pero vemos que aún dentro de esas organizaciones el cáncer de la corrupción hace metástasis y en todas ellas ese canibalismo se presenta con sus desalentadoras consecuencias

 

Fácilmente podemos concluir de este análisis, tal como lo dijera Juan Jacobo Rousseau, que "el hombre en su estado natural nace puro y que la sociedad se encarga de corromperlo".  No es condición genética natural del hombre, ser corrupto.

 

La corrupción hace parte del producto final de una sociedad descompuesta moralmente, que envuelve a todos en un círculo vicioso de opresión y codicia, cuando no de aceptación y solución a múltiples problemas individuales. El primer contacto que generalmente se tiene con la corrupción es su producto: la injusticia social que oprime; esto crea en el individuo un sentimiento de anhelar que parece inalcanzable actuando honestamente; otras pocas personas inician su carrera corrupta codiciando tener más, aunque no carezcan de bienes materiales, y otras deberán entrar en ella, o perderán su trabajo y sus amigos. Se presenta entonces la oportunidad, la facilidad, el mecanismo corrupto y de pronto, ya no se ve tan malo, si va a ser la solución de lo que se quiere obtener.  

                                                                                   

 

 

1.3. CARACTERISTICAS Y TIPIFICACION

 

El ejercicio de la corrupción presenta varias facetas que van desde la desviación de recursos públicos hacia arcas particulares, pasando por el soborno de empresas particulares a servidores públicos, hasta llegar al extremo de hacer ìdesaparecerî a  quienes se le oponen, bien sean políticos, o simplemente ciudadanos que reclaman sus derechos.

 

La ley penal colombiana, por ejemplo, sanciona dieciocho modalidades diferentes de la corrupción en el sector público  que abarcan entre otros, el abuso del cargo público, la expedición de actos arbitrarios, la intervención en las tramitaciones, los intereses en beneficio de terceros, los dictámenes contrarios a la ley, la omisión o retardo de actos públicos, la asesoria ilícita, la omisión de denuncias, la revelación indebida de documentos, la utilización en provecho propio de información reservada, la representación o asesoría ilegales, el empleo ilegal de la fuerza pública, la intervención en política y el incremento patrimonial no justificado por razón del cargo o las funciones.

 

Pero además de los delitos de corrupcián del sector público, en el sector privado  se dan una serie de hechos delictivos que, aunque de la misma gravedad que los anteriores, no son tan sancionados en nuestra legislación y hasta se consideran actuaciones normales dentro del régimen de la libre empresa; por ejemplo las comisiones a proveedores, intermediarios y compradores por ìdebajo de la mesaî.

 

También la evasión tributaria  es un delito generalizado según el cual, muchas empresas pagan sumas descomunales a los más habilidosos expertos en evadir responsabilidades fiscales. Y esto hasta cierto punto viene siendo avalado e incluso felicitado por los integrantes de la sociedad, porque esos dineros, si no se evadieran, siempre terminarían en manos del más corrupto de todos ellos, vale decir, del poder ejecutivo y legislativo o sus equivalentes en cualquier país.

 

No menos importante es el delito del contrabando, que convierte en corruptos, en toda la redondez de la tierra, a productores, distribuidores, exportadores, aduaneros, importadores, revendedores y consumidores finales de una gama infinita de artículos contra los cuales no puede competir el productor local.

 

Finalmente, por ahora, otra forma generalizada de la corrupción, sobre la cual queremos llamar la atencion, es el acoso sexual: valiéndose de su poder político, económico o administrativo, y aprovechándose de las circunstancias particulares de sus subordinados, muchos jefes entregan a cambio de favores sexuales, cargos importantes y estabilidad laboral, y también, a cambio de lo mismo, se efectúan transacciones comerciales, ganando las licitaciones no los más idóneos sino los o las de mayor libertinaje sexual.

 

Por otra parte, es tal la complejidad de las modalidades que adopta la corrupción en nuestra época que muy pocos individuos podrían ufanarse de no haber usado jamás alguno de sus mecanismos  en beneficio propio. El sistema está de tal manera corrupto que prácticamente imposibilita la honestidad.

 

Para no hacernos muy extensos con una relación seguramente por todos conocida, de los tipos de modalidades corruptas, diremos finalmente que existen ciertas modalidades explícitas de corrupción definidas por la ley, las cuales deben tenerse presentes por quienes pretenden instaurar una lucha contra la corrupción. Para ilustración de los lectores esas  modalidades y una corta explicación de las mismas se adjuntan en el apéndice 1 al final de este trabajo.

 

 

2. HOMBRE, SOCIEDAD Y CORRUPCION

 

Nos hemos apoyado para el desarrollo de este capítulo en el siguiente ensayo del Filósofo colombiano, Andrés Augusto Flórez Giraldo, según el cual:

 

CON LA APERTURA DE LOS SISTEMAS DE VIDA EN LOS ULTIMOS 30 AÑOS, EL AUMENTO DE LAS PRESIONES SOCIALES Y LA GENERACION DE UNA TECNOLOGIA DE ALTO CONTACTO, EL SER HUMANO DEBERA ASUMIR EL RETO DEL CONTROL Y EL CAMBIO, COMENZANDO PRINCIPALMENTE POR SI MISMO

 

CORRUPCION Y AMBIENTE TEMPRANO: Hace ya varios años, cuando comenzamos a plantearnos el análisis investigativo del fenómeno de la corrupción y los antivalores que se viven a nivel personal y social, estuvimos de acuerdo en un punto que consideramos clave para el desarrollo del tema: vimos con claridad que la Corrupción es un fenómeno de relajamiento moral que compromete tanto el siquismo del ser humano que la padece, como el ambiente social en el cual éste se desenvuelve. Por lo tanto, es importante analizar en él dos caras o facetas, la del yo como sujeto de la acción corrupta y estructurador del antivalor de adentro hacia afuera, y el entorno social como alentador y receptor de la misma.

 

Y lo que quizás nos ha impresionado mas en éste desarrollo, fue analizar dicha relación desde el sicoanálisis, tanto de la primera, como de la segunda tópica Freudianas, pues vimos cómo, de manera radical, se podrían explicar sus elementos constitutivos. Sin embargo, intentar un sicoanálisis de la corrupción es tarea ardua, sobre todo cuando hace falta iniciar una investigación severa y científica, que permita dilucidar con lujo de detalles los elementos claves del problema. En tal caso, habría que seleccionar una muestra poblacional determinada e iniciar con un marco investigativo, las especificidades del asunto, sometiendo a entrevistas y análisis diversos, a personas que hayan incurrido en conductas de corrupción de diversa índole, sobre todo a niveles administrativos y económicos. Ello también considerando que, en condiciones normales, la persona corrupta tiene la tendencia a desaparecer de la escena cuando se siente de alguna manera investigada o analizada (como prueba tenemos el complejo de culpa que abate al corrupto ante la desnudez de sus conductas frente a la Sociedad).

 

No obstante éstas circunstancias, en ésta breve disertación nos proponemos hacer un primer acercamiento al problema, estableciendo unos primeros pasos en el estudio, basados en el análisis de experiencias de personas corruptas tanto a nivel regional como en nuestra vida nacional colombiana. (Aunque por obvias razones solo haremos referencia a la parte meramente conceptual y no casuística). En un estudio tentativo del siquismo del ser humano corrupto, podemos identificar los siguientes elementos:

1. Ausencia o cambio en la estructura de Valores (sobre todo éticos),

2. Una sobredimensión de la imagen del propio Yo,

3. Relaciones interpersonales en la periferia y no en la esencia, y

4. Adaptación a la realidad y Desarrollo de un tipo de represión social. Miraremos a la luz de nuestro análisis éstos factores como aspectos determinantes:

 

 

 

2.1.      AUSENCIA O CAMBIO EN LA ESTRUCTURA DE VALORES: Una de las características determinantes de la personalidad del corrupto es la ausencia o súbito cambio en la estructura de valores o principios. Se ha dicho que el Valor es una cualidad de pensamiento o de acción que el ser humano considera deseable, tanto para sí como para los demás. Como cualidades, tales valores se configuran en la vida personal de acuerdo con la formación temprana a nivel familiar, es decir, el ambiente que se vivió en el hogar con los padres y hermanos. Ahora bien, en el desarrollo del hombre corrupto se puede ver cómo, en primera instancia, encontramos personas que no tuvieron una imagen tan sólida y positiva de sus padres, como para considerarlos modelo o ejemplo para su vida. Esta característica propiciá bien pronto la existencia de una débil estructura o jerarquía de valores éticos, debido a las complicaciones que supone no poder afirmarse en figuras que pudieran ser ejemplarizantes y susceptibles de seguir como patrón tanto de pensamiento como de acción. De allí que nos atrevamos a afirmar que es precisamente en el horizonte de tal carencia de identidad, donde se pueden localizar las causas matrices de un problema que afecta de manera directa el equilibrio y la coherencia del orden social. Ahora bien, cabe preguntarnos: ¿ Qué ocurre cuando no se pueden desarrollar en su plenitud las imágenes del padre y de la madre ? Tal vez lo que acontezca sea que la persona en cuestión, necesariamente busque en el poder un sustituto pobre del amor, esperando de alguna forma, recibir reconocimiento personal y social de acuerdo a la influencia exterior que busca. Mas lo que busca es sólo el poder como factor de dominación, y no como la oportunidad de servir a través de los principios, al otro.

 

Ahora bien, ¿ será posible, de igual forma, que encontremos corruptos que tengan una aparente solidez o consistencia en alguna de sus figuras (podrá ser perfectamente la imagen de la madre) ?. Si ello ocurre, entonces el corrupto entra en simbiosis con el poder, el cual estructura para jugar con más fuerza cada vez el rol de padre, como actividad para lograr de manera fácil la influencia en otros y llegar así a ser el conductor de la comunidad familiar respectiva y obtener de ello un reconocimiento incondicional. Se busca cada vez más al padre, a través de la imagen de la madre, en un intento por suplir su ausencia y carencia (recordemos la simbiosis entre el sicario y su madre, en el que la condición deteriorada de vida, a nivel económico y social, legitimaba en él la búsqueda del bienestar, sin importar los medios para conseguir lo deseado). Lo determinante aquí es que la persona corrupta, bien pronto se percata de la ausencia de la solidez o estructura de valores que puedan hacerle encaminar a actividades de empeño positivo y constructivo en el orden de lo social, y decide aprovechar dicha circunstancia en beneficio propio y de los suyos. Entonces la identidad se convierte en simbiosis, puesto que el corrupto depende en forma absoluta del poder o sus beneficios, y termina siendo, a la postre, un ego que niega su figura paterna y que busca de manera inconsciente un reconocimiento, así sea a través del manejo irrestricto del poder para sí y los de su círculo inmediato. Pero fundamentalmente se puede captar que la ausencia de la jerarquía estable de valores, se debe a que falta una identidad mediante el ejemplo y la congruencia, por parte del padre o de la madre, o quizás por parte de ambos.

 

También hemos encontrado casos curiosos en los que personas provenientes de medios sociales aparentemente bien desarrollados y configurados, tanto desde el orden personal como el social, tarde o temprano sucumben ante la tentación de cambiar su escala o jerarquía de valores personales, para pasar a otra en la que sólo se considere como deseable, el beneficio personal a través de medios ilícitos socialmente considerados. Nuestra pregunta es: ¿ cuál será la causa concreta para que ésto suceda ? y tal vez sólo se nos ocurra pensar que lo acontecido podrá haber sido que, bien pronto, sobre el sujeto activo de éste análisis, podrá haber ocurrido una presión externa que haya hecho que tales bases se debilitaran para permitir la ocurrencia del antivalor. Tales presiones están vinculadas a la consecución de bienes materiales, representados en comodidades y seguridad para él y los suyos, de acuerdo a los patrones que determina la sociedad de consumo y su poderosa propaganda. Igualmente, la persona se deja llevar por las presiones de un medio social que le impulsa a conseguir, de forma rápida, lo que se desea en términos de necesidades físicas, y de seguridad y reconocimiento social. Aunque aquí cabe la pregunta de si, en verdad, tal persona estaba de todas formas bien realizada a nivel de los  valores, puesto que hemos encontrado que en el desarrollo de nuestro tema se han presentado casos de aparente solidez que ocultaban con toda seguridad una problemática más profunda e inquietante. Una solidez de papel, puesto que oculta la sombra de la intencionalidad del ser corrupto como única alternativa de vida.

 

Es importante anotar que cualquier ser humano esté en la posibilidad de "caer" en conductas de corrupción, puesto que siempre se tendrá un trabajo que realizar en torno al análisis de las condiciones de vida, sobre todo en lo que se refiere a aclarar cuáles son sus principios y su orden de cumplimiento de las normas establecidas por la Sociedad, e igualmente cuáles han sido los fundamentos axiológicos de su relación con el padre y la madre. Esto no niega que haya personas en nuestro medio, que sean más estructuradas que otras en dicho aspecto, es decir, en no dejarse "capturar o seducir' por la corrupción. En éste caso reconocemos que el mecanismo de defensa (Super Yo) será muy fuerte, a tal punto de mantenerse ecuánime ante la presión de las personas corruptas. Ello nos lleva a reconocer, por tanto, que dicho estímulo radical en los patrones normativos de la personalidad (Super yo), permitirán ejercer un control más dinámico sobre los mecanismos del instinto (Ello).

 

De todas maneras observamos que el problema del ser corrupto, tiene que ver con los patrones de formación temprana de la persona, y la configuración de una escala o jerarquía proactiva y ejemplarizante de valores, sobre todo éticos. El hecho de permitir que la corrupción penetre a la propia vida, quiere decir que desde ese momento, no existe solidez y consistencia en la estructura ética de la persona, en términos de principios. Ello es claro y no admite dudas ni vacilaciones.

 

2.2. UNA SOBREDIMENSION DE LA IMAGEN DEL PROPIO YO: En segundo lugar hemos observado que en la gran mayoría de los casos de corrupción, ha ocurrido que el sujeto activo de la corrupción establece una sobredimensión de su Yo, en la medida en que fortalece lo que podríamos denominar su EGO o estructura de personalidad. Este ego o personalidad está sujeto a los vaivenes del deslumbramiento, a partir de lo social y tiene la tendencia a auto-engrandecerse a través de la red de poder que teje con los demás en su entorno. En éste aspecto debemos resaltar la necesidad que tiene el sujeto corrupto de obtener reconocimiento social y ser la figura o la estrella del pobre firmamento de su ambición. Lo curioso que se observa de igual manera, es que el medio social tiene tantas carencias de proyección, en términos de liderazgo efectivo y planeación, que bien pronto crea una "corte" de adulación y seguimiento alrededor del sujeto corrupto, ésto es, de servidores incondicionales, que pliegan la estructura de su conciencia a quien detenta el poder en tal relación.

 

Es aquí donde se genera un juego sicológico entre dominador y dominado a travÈs de la entrega de la conciencia: el dominador le proporciona al dominado, seguridad en lo material y quizás una imagen paterna fuerte que le llena las carencias de proyección a todo nivel. Igualmente, el dominado le entrega al dominador, su asentimiento para permitirle manejar su conciencia y entregarse (muchas veces de manera incondicional) al juego de fuerzas de la corrupción. Es aquí donde el dominado y el dominador, se confunden en una simbiosis que solo podrá ser destruida o rota con la "deslealtad" de alguno de los dos, o de ambos, lo cual representará una catástrofe para la intencionalidad de sus egos corruptos. De todas formas, la "corte" se configura y constituye a partir de un sentimiento de alianza protectora, para permanecer a salvo en la medida de lo posible, de las angustias y peligros que representa ponerse en evidencia a nivel social.

 

Por ello es importante analizar los conceptos de ìculpabilidad personalî y ìculpabilidad compartidaî, que si bien es cierto, se estructuran de manera relativa en torno al margen de seguridad en la actividad de la corrupción, también pueden determinar la puerta de ingreso para el desmonte de la alianza estratégica entre dominador y dominado.

 

2.3. RELACIONES EN LA PERIFERIA Y NO EN LA ESENCIA: Un tercer elemento que hemos observado es la existencia de relaciones interhumanas que tocan la aparente lealtad con el compañero de corrupción, relacionada con la búsqueda del elemento motivante de la seducción, ya sea del poder material o social en general. Pero el sujeto corrupto solo querrá a su lado personas incondicionales, que están dispuestas a sacrificar sus estructuras de moralidad y eticidad para beneficio del objetivo o la finalidad propuesta. Por ello, las relaciones podrán estructurarse desde la dominación sutil (persuasión), hasta las mas duras relaciones de "captura del otro" a través del uso de la autoridad y la imposición de acciones bajo la pena de la denuncia y la amenaza directa. Pero de todas formas, las personas se contactarón desde la periferia (llámese ego agigantado) y no desde la esencia (estructura originaria del siquismo claro y transparente, que no se deja subestimar y sobreestimar). Relacionarse desde la esencia, sería ver de manera clara la desorientación de su acción, poniéndose en evidencia, como lo decíamos atrás.

 

Ahora bien, y qué decir de los casos en los que el servidor del corrupto decide ìsalvar el pellejoî denunciando al cerebro de la operación, poniendo en claro su situación y tratando de atribuirle al otro, las causas y la intención directa de la acción ?. En éstos casos no deja de causarnos simpatía el ver cómo las estructuras de lealtad, sólo se refieren a tener una falsa seguridad en el otro, cobijados en que la motivación por el temor, será superior en caso de que se quiera violar el pacto.

 

2.4. ADAPTACION A LA REALIDAD Y DESARROLLO DE UN TIPO DE REPRESION SOCIAL: No se puede olvidar que las raíces de la corrupción se encuentran fundamentalmente en la generación de unas estructuras de personalidad conflictivas, en un ambiente temprano que incluye la ausencia o carencia de alguna de las figuras (más probablemente la del padre), y la generación de un ego capaz de aglutinar alrededor de sí, una corte de servidores incondicionales a los cuales se les mantiene con prebendas y regalos de todo tipo. Ello nos da pie para reflexionar ante un criterio que siempre marca la relación del corrupto con su entorno: la adaptabilidad. El corrupto es muy perspicaz y sutil en su relación con el entorno. Sabe disfrazar prontamente su actitud y comportamiento con ropajes de pulcritud y decencia. Y como tiene una red de aliados que lo protege (aparentemente) de todo peligro, entonces crea sobre la realidad una doble presión sicológica: la somete con la doble moral que muestra las dos dimensiones que ya citamos atrás: la apariencia, con la esencia. Crea alrededor de sí un efecto de halo (o aureola) que le ubica como persona segura y proba a nivel social, pero que en realidad se ve reducida a su esencia de influir en otros a través de la creación de una red subterránea de trabajo e influencias nocivas y egoístas.

 

Esta característica genera de todas maneras una represión social y sicológica en todas las personas que tienen que ver con el corrupto, especialmente en aquellos que se resisten a "caer' en la tentación que supone la actividad indebida. No estar de acuerdo con la "operación" del corrupto podrá inclusive causar la muerte, dadas las estructuras delictivas que muchos corruptos tejen alrededor de sí, con refinada astucia e insana intención. "O estás conmigo o no tendrás posibilidad de seguir vivo", tal parece ser el imperativo, cuando se ha llegado a trazos criminales.

 

Hoy debemos aclarar que la única vía de salida del mundo, de la corrupción, es la de llevar a cabo un proceso de centramiento consciente en el autoconocimiento. Si la persona corrupta inicia un trabajo de introspección, bien pronto se percatará de la futilidad de sus intenciones de seguir dicho camino. La autoconciencia es la única vía que nos permitirá descubrir las alianzas ocultas entre el corruptor y su corte de servidores. Necesitamos por ello, líderes que sepan mantenerse en el centro de sus vidas, creciendo y evolucionando con mucha conciencia a través de la auto-observación y el obtener un claridad mental a través del estado de alerta. Necesitamos seres humanos que puedan aprender de sus errores en la medida en que conocen de manera radical su zona obscura o de reactividad donde se apoya el hecho de la corrupción. Si conocemos la zona obscura, llegaremos a una sociedad más luminosa en donde impere la transparencia y la verdadera fraternidad humana.

 

Todos éstos factores, constituyen una base para pensar con mayor profundidad, en que es necesario y preciso, empezar a considerar la posibilidad de tratar el tema de manera más científica y radical, quizás comenzando por ensayos como éste que sólo pretenden dejar sobre el tapete, una serie de consideraciones a la luz del Sicoanálisis y la Sociología General, pero luego realizando investigaciones exhaustivas que establezcan un perfil y caracterización más determinantes de la personalidad del corrupto, y determinando una tipología de las personas corruptas, para beneficio de un proceso de redireccionamiento y reenfoque a nivel personal y social. Y podría ser un estudio tan ambicioso, que hasta podría pensarse en las formas dinámicas a través de las cuales se pudiera concebir la recuperación formativa de la persona que ha caído en éste que, a nuestro pensar, es el gran flagelo social del siglo XX.

 

 

Hasta aquí hemos utilizado el ensayo del Dr. Flórez, con quien coincidimos en su totalidad, y del cual concluímos que entre mayor concentración se tenga para administrar la autoridad o el ejercicio del poder, mayores serán las posibilidades de arbitrariedad y de decisiones amañadas, en beneficio de quien lo ejerce, de sus allegados, favoritos o seguidores.

 

El hombre y la sociedad en general desde sus orígenes han conformado organizaciones y estructuras ordenadas donde se dan jerarquías. La necesidad humana de sentirse orientado o guiado por un ser superior y de asociarse, origina formas organizativas donde han aflorado personas con la capacidad de liderar y dirigir, y una gran mayoría con la voluntad de ser dirigidos. La evolución del hombre y de la sociedad en general,  forja las diferentes formas sociales de organización hasta hoy conocidas, algunas ya sepultadas, otras adormiladas y otras en plena vigencia.

 

El estado  y los dirigentes surgen por la necesidad que tiene la sociedad de organizarse. La posibilidad de acceder al liderazgo  ha tenido  diversas formas y medios. Llegar al poder deviene de tanta importancia para algunos miembros de la sociedad, en una gran mayoría carentes de todo mérito para conseguirlo, que no vacilan en recurrir a todo tipo de artimañas y maquinaciones para procurarse los medios y recursos necesarios para apropiárselo.  Tal como lo describe, en "El Príncipe",  Nicolás Maquiavelo.

 

La sociedad es un conjunto de personas relacionadas sobre la base de una convivencia, con reglas de conducta generalmente aceptadas, en que los derechos y obligaciones se corresponden equitativamente. Las instituciones privadas, como entes que agrupan y representan a un conjunto de individuos en particular, y los organismos públicos que representan los intereses de toda la comunidad, complementan los componentes de una sociedad que requiere de códigos y normas, simples y entendibles, para lograr que funcione apropiadamente y cuente con los instrumentos que permitan sancionar a quienes se desvíen o transgredan las reglas del juego.

 

Sin embargo es cosa que ya sabemos hasta el cansancio, que la simple creación de códigos y leyes, ni aún la penalización severa a los transgresores,  basta para lograr la obediencia. Se requiere un vasto proceso educativo que concientice a los ciudadanos. Ya hablaremos posteriormente de ello.

 

En los últimos tiempos, la sociedad ha avanzado rápidamente hacia concepciones de la vida guiadas y soportadas básicamente en la consecución del dinero y el bienestar individual exclusivamente; nuestros dirigentes asimilaron con gran facilidad, formas de administrar caracterizadas por buscar primero el resultado económico y el beneficio individual, y las constituyeron en paradigmas que se multiplicaron dentro de la sociedad, la cual de una manera paulatina e imperceptible, se vió inmersa en una estructura social caracterizada por el individualismo, el egoísmo, el egotismo, el desinterés por lo colectivo, la indolencia, la ignorancia y la complicidad.

 

La sociedad entrega no solo sus bienes, recursos y derechos, sino además su confianza, a unos dirigentes y  les retribuye económicamente para que su dedicación total, sapiente y capacitada  les resulte beneficiosa, y después de tantos siglos estamos recibiendo una situación caotizada a grado extremo; privándonos de nuestros bienes y recursos, degradando nuestra condición humana natural, hasta el punto de que hoy existen personas que viven en situaciones infrahumanas realmente lamentables y en grados de indefensión por debajo de los que poseen los animales; se nos está despojando hasta del futuro y este ni siquiera ha llegado, es más, no sabemos si llegará.

 

Mientras el hombre vivía aún en comunidad, la corrupción no podía darse, ya que el interés de los asociados en vida comunitaria y las sanciones ejemplarizantes (muerte o expulsión del clan) y el sistema de trueque llevaban a un tipo de vida elemental,  el liderazgo se aceptaba sin discusión y no había interés en trampas "políticas" complejas como las que generan  la corrupción.

 

Es a partir de la vida en sociedad, y más concretamente desde el momento en que surge el estado moderno, con toda su trama administrativa, cuando se le dá al hombre la oportunidad de las ganancias marginales generadas por actos ilícitos en ejercicio del poder.


 

 

3.  CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE LA CORRUPCION

 

3.1. SICOLOGICAS

 

Ilustraremos la típica sicológica, basados en el siguiente análisis del Dr. Raul Salamanca, Sicólogo y Sicoanalista colombiano:  "Ya es sabido por muchos, que el Sicoanálisis no plantea soluciones a un problema de  tales dimensiones, al fin y al cabo no es este su propósito.

 

De modo que si nos atrevemos a pensar en alternativas de solución, lo tendremos que hacer ubicándonos en otro lugar y en otros discursos, por lo cual entramos en los linderos de la utopía; utopía en el buen sentido, como una meta difícil de alcanzar, pero a la que podemos tender.

 

Las alternativas que podamos pensar, deben a mi modo de ver, buscar una transformación del psiquismo colectivo, entendiendo por éste la manera como la cultura nos ha configurado y constituído.

 

Sabemos desde las investigaciones de Levy-Strauss que la organización familiar mínima, compuesta de madre e hijos, es prácticamente universal, basada en la obvia dependencia fisiológica y sicológica que se da entre ellos. Por otro lado la familia conyugal, formada por marido, esposa e hijos también tiene la característica de ser casi universal o por lo menos tan frecuente como la otra.

 

En estas familias los miembros están unidos entre sí por: a) Lazos legales, b) Derechos y obligaciones económicas, religiosas y de otros tipos y c) Una red precisa de derechos y obligaciones sexuales, unida a una variedad de sentimientos y actitudes (amor, respeto, temor, etc.).

 

Esta organización familiar va a constituirse poco a poco como una estructura o como un conjunto que logra su identificación y se diferencia de otras por un elemento sancionado legalmente y el cual es transmitido en nuestra cultura occidental por el padre: el apellido. El apellido es la constatación de que este ser humano tuvo un padre y de que está inscrito dentro de una relación de parentesco; de igual manera significa también que desde el momento en que la pareja decide constituirse como tal y formar una familia, se está obedeciendo a unas leyes que están presentes en todas las sociedades del mundo. Estas leyes tienen que ver, por ejemplo, con la Prohibición del Incesto, es decir con una serie de regulaciones y ordenamientos del deseo sexual de sus miembros. Cuando decimos regulación y ordenamiento decimos Prohibición y Apertura.

 

Esta ley es universal, es decir que todas las sociedades llamadas humanas, regulan el comercio sexual entre sus miembros como condición para asegurar su existencia y permanencia.

 

A esta articulación el Sicoanálisis le reconoce también al igual que la Antropología un estatuto primordial, el cual está en la base de la estructuración de sus miembros y la ha denominado Complejo de Edipo.

 

A partir de Lacan lo que el Sicoanálisis ha hecho, ha sido señalar que el Inconsciente, descubrimiento capital de Freud, se estructura partiendo de las leyes del lenguaje, y que éste, el lenguaje, es a su vez la condición para que la estructura de los seres humanos y de la familia, puedan darse.

 

Para la teoría sicoanalítica, la relación del ser humano con el otro, está medida por la agresión; pero éste nivel fundamental de agresión, es algo posible de atemperar mediante procesos de sublimación".

 

De estas tesis sacamos en conclusión:

 

a) Que debemos buscar una transformación del siquismo colectivo.

b) Que dicha transformación debe comenzar en el seno de la familia.

c) Que tiene que ver con una transformación del lenguaje que fundamente un cambio de valores en el que la corrupción no tenga cabida ni en el siquismo colectivo, ni en el seno de la familia, ni en el lenguaje de nuestra sociedad.

 

El ascenso de algunos valores y la pérdida de otros ha propiciado un cambio radical en la estructura conductual de nuestros conciudadanos y un decaimiento moral de todos los estamentos de la sociedad, en donde lo más importante es la satisfacción de los apetitos individuales por encima de las necesidades colectivas.

 

 

 

3.2. SOCIOLOGICAS

 

Sociológicamente hablando, la corrupción se considera una enfermedad  producida por una alteracion patológica de los valores colectivos, como consecuencia de la incapacidad de la sociedad de brindar al individuo seguridad económica, educación adecuada, sistemas de salud competentes y oportunidades justas de desarrollo personal.

 

Durante milenios y sin excepción, todos los sistemas sociales y todas las filosofías políticas aplicadas al intento de constituir una sociedad justa, se han demostrado en la práctica totalmente incapaces de brindar ese mínimo de seguridad que tanto proclamamos en los Derechos del Hombre. Ni  el esclavismo, ni el feudalismo, ni la monarquía nacional, ni la democracia representativa, ni la social democracia, ni el socialismo, han acabado con la pobreza, el nepotismo, el analfabetismo, el elitismo en los sistemas de salud, la corrupción de la clase dirigente, el contrabando, la prostitución, el alcoholismo, el robo, la violación y las demás lacras sociales que corroen a la sociedad desde que tenemos conocimiento histórico de ella.

 

Ya no se habla de la cooperación y la solidaridad ciudadana como mecanismos para avanzar mancomunadamente hacia el objetivo de logros comunes, ya la educación no es una herramienta totalmente válida para aspirar a la consecución de un empleo que eleve y dignifique al hombre, encausándolo hacia la obtención de su bienestar y el de su familia. Ahora además es necesario tener un buen "padrino" sea éste político o no; ya no importa que usted se llame Fulano o Zutano, es necesario que usted tenga el apoyo de Mengano o Perano.

 

La corrupción no es un fenómeno endémico de los países subdesarrollados, o de países totalitarios tales como la antigua Unión Soviética o de Rumania. Prueba de ello lo representa los casos de países como Italia, Francia o España. Tampoco como afirman otros, la corrupción es un problema originado en el sistema capitalista y en su afán de obtención de ganancia.

 

En el caso de Colombia, por ejemplo, el debilitamiento del poder, producto de la poca credibilidad en las instituciones, hizo surgir la Constitución de 1991, en la esperanza de que,  una modernización de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial,  iba a permitir un resurgimiento de la imagen de autoridad y otorgaría la oportunidad de renovar la clase dirigente, ya que los detentadores tradicionales del poder habían demostrado su ineptitud y su promiscuidad con la corrupción.

 

En consideración de los entendidos en el tema, el origen de la corrupción administrativa debe buscarse en la ineficiencia del aparato estatal, a través de una inagotable y poco entendida telaraña de trámites y procedimientos burocráticos que le quitan agilidad y transparencia a las actuaciones públicas; a la ignorancia ciudadana respecto de la actuación de las entidades públicas y de las normas y mecanismos de regulación; a la poca participación ciudadana en los mecanismos de veeduría para el control de las actuaciones de las entidades del estado y de los servidores públicos y al gran poder de decisión que descansa en cabeza de algunos funcionarios para quienes los controles y seguimiento de sus funciones y decisiones es inexistente.

 

La corrupción generalizada vuelve "ilegítimos" a aquellos gobiernos que se involucran en ella, y les resta gobernabilidad, incluso a nivel internacional, porque al aparecer los procesos legales generados por esa corrupción, enturbian el giro normal de las relaciones en todos los campos.

 

El crecimiento desordenado de las ciudades y la poca respuesta de la administración pública para atender las necesidades de la ciudadanía, son caldos de cultivo para que en ellas de manera "heroica" aparezcan los adalides, los abanderados de la democracia, de los derechos humanos, civiles y divinos, que de manera "milagrosa" logran la solución, al menos parcialmente de las necesidades de estos grupos de personas, pues la solución completa no ìpuedeî darse, en la medida en que es necesario realizar un trabajo de "posventa" a quienes se les ha dotado de un "bien". Estos "superhombres", estos "filántropos" son funcionarios p_blicos o dirigentes polÌticos con acceso directo a la instancia tomadora de decisiones, quienes por un "insignificante" voto (que bien pudiera resolver una contienda electoral) o una "despreciable' suma de dinero, resuelven "desinteresadamente'  los problemas de la comunidad.

 

Muchos de nosotros nos preguntamos si a nuestros gobernantes, si a nuestros líderes políticos, les conviene mantener en nuestros países, a la comunidad, postrada, para luego salir en veloz carrera en "defensa" de los derechos mancillados por los otros, (que no son otros, sino los mismos) quienes con su "titánica" y "desinteresada" acción, "alcanzan" lo que el estado no ha logrado, a pesar de sus "ingentes esfuerzos".

 

Los estados sociales de derecho, donde se propende por el respeto a la vida, la convivencia, el trabajo, la igualdad y la libertad, han ido sufriendo deterioro en sus instituciones, debido a la pérdida de valores  de los individuos, quienes buscan alcanzar a toda costa ostentar el poder, que se encuentra focalizado en unos pocos, perdiendo así los demás la oportunidad de desarrollar su actividad en favor del interés colectivo, lo cual ha desencadenado un desequilibrio social que ha dañado la integridad del individuo ante la sociedad, generando la corrupción a todo nivel.

 

La prática política de muchos de nuestros líderes ha acrecentado y perpetuado su poder y de otro lado ha mantenido cautiva la dependencia que de ellos tiene la comunidad para la satisfacción o solución de necesidades básicas para el bienestar de las mismas. Una muestra clara de lo anterior es el clientelismo, practicado por muchos oscuros personajes de la política.

 

La ineficiencia del poder judicial, que contiene una gran gama de delitos excarcelables previa confesión del mismo; la lentitud de los procesos que hace que muchos casos sean resueltos en favor del acusado por vencimiento de los términos o por falta de pruebas debido a la recolección antitécnica de las mismas, también son generadoras de corrupción.

 

3.3. ECONOMICAS

 

Un proceso creciente de corrupción se explica por una tendencia hacia la consecución del dinero fácil y rápido, y el colapso de los principios morales que durante muchos años sostuvieron a la sociedad.                                                               

 

Cada día el modelo económico y la estructura social nos hace una cordial invitación a CONSUMIR. Solo es posible consumir más si se tienen los bienes y recursos suficientes, la rueda de la historia, desenfrenada, conduce al hombre y a la sociedad hacia el consumo ilimitado. Cada día trae consigo una necesidad subjetiva, creada.

 

El sistema económico imperante en nuestros paises,  busca como objetivo fundamental, la obtención rápida de ganancias, a través de la competencia. De esta loca carrera surgen la inequidad y la pobreza. No todos los agentes económicos tienen la opción de acceder en igualdad de condiciones a los bienes producidos por la sociedad. Los menos favorecidos, utilizan como mecanismo de defensa las mismas prácticas de los poderosos, obviamente con fines distintos. 

                                                           

Sea cual fuere la definición, la corrupción atenta contra el bien común, bien sea privando a buena parte de la comunidad de los bienes y servicios necesarios para la satisfacción de sus necesidades y desarrollo, o elevando los costos de los mismos para que el inversionista privado pueda recuperar lo invertido en el acto corrupto. (Al considerarse la mordida como un costo más de la inversión, de la propuesta o de la licitación).

 

Los empleados públicos de mando medio, además de mal pagados, son vituperados, agredidos en sus principios, valores y dignidad por aquellos que detentan el poder laboral o político y tienen escasas o nulas posibilidades de ascenso gracias a la estructura de promoción en las entidades estatales.

 

Por otra parte son muy conocidas las historias de despilfarros y derroches (ambulancias, instrumental médico obsoleto, equipos para generación eléctrica) y otra cantidad innumerable de bienes que se pierden en bodegas y patios de entidades públicas.

 

También son de dominio público las cuantiosas inversiones perdidas por el tendido de puentes que se caen, acueductos que al paso de pocos años no logran satisfacer las necesidades de la población, bocatomas que son arrastradas por la fuerza de los ríos, construcción de coliseos y escenarios fastuosos, en lugares en donde la población presenta altos índices de desnutrición o morbi-mortalidad.

 

Nadie desconoce igualmente que por esas paradojas absurdas de nuestra ìdemocraciaî los municipios más ricos en recursos naturales son por regla general, los más olvidados, desprotegidos y miserables del país.

 

Estas son razones más que suficientes para que el estado haya perdido la credibilidad y la confianza de la ciudadanía.


 

 

4. MECANISMOS DE PREVENCION

 

Vistos los antecedentes, las características, las causas y las consecuencias de la corrupción, el equipo de trabajo que ha elaborado la presente ponencia, llega a la conclusión de que un medio realmente efectivo para evitar que la sociedad sufra todo ese cúmulo de irregularidades que genera la corrupción, es prevenirla, pues estamos convencidos  de que, en virtud de las características del ser humano, mientras le sea posible cometer actos corruptos, no faltará quien encuentre en ellos un modo de moverse con toda propiedad dentro de esa sociedad. Por lo tanto, nos parece que es un mejor aporte a la solución del problema el proponer y sacar adelante, no importa su costo, estrategias para su prevención, pues es bien sabido que en toda manifestación de males epidémicos el arma más efectiva para erradicarlos es, justamente, la prevención.

 

Por lo tanto la invitación que hoy les queremos hacer, antes de concluir esta charla, es a que despierten su imaginación y nos ayuden en un trabajo que se proyectará hacia el futuro a proponernos los medios para evitar la comisión de los actos corruptos. Para eso les daremos algunos ejemplos de lo que nos ha parecido el principio de una buena estrategia preventiva.

 

Pensamos que para diseñar estrategias preventivas debemos apelar, corriendo el riesgo de ser reiterativos, a  consignar, grosso modo, cuales son los más protuberantes generadores de corrupción en nuestros estados, a saber:

 

- Las enmarañadas disposiciones legales y la tramitomanía.

- La indiferencia ciudadana.

- El ejercicio antiético de la labor periodística.

- La ineptitud  o negligencia de los entes fiscalizadores.

- El narcotráfico.

- La subversión delincuencial.

-Disposiciones legales internas, incoherentes con las disposiciones legales  internacionales.

- Los paraísos fiscales y

- La impunidad.

 

La lista de generadores de corrupción  se podría extender ad-infinitum, pero como dice Robert Klitgaard, uno de los más importantes investigadores y consultores internacionales en estrategias para combatir la corrupción, es necesario categorizar y atacar inicialmente las formas más dañinas y estas son a grandes rasgos las que hemos considerado hasta el momento.

 

En nuestros países las cartas fundamentales contienen una serie de mecanismos de control contable, ciudadano y político tanto en la ley civil como en la ley penal, para prevenir la corrupción. Sin embargo, asistimos a una sofisticación delictiva y a una proliferación alarmante de los delitos de corrupción. Algunos estudiosos piensan que, en nuestros casos, es la consecuencia natural de una situación política que hace crisis ante una legalidad inconsistente con la realidad nacional y que poco a poco, si nos esforzamos y valientemente eliminamos las contradicciones más relevantes de nuestro sistema jurídico, si además de eso adquirimos una mayor conciencia ciudadana y ejercemos nuestros derechos constitucionales, si permitimos, apoyamos y defendemos la labor fiscalizadora del periodismo investigativo y de los organismos creados para tal función,  si nos decidimos a aplicar el principio del pez gordo, juzgando y condenando de manera ejemplarizante algunas de las más notorias cabezas de la corrupción en las tres ramas del poder y si prevenimos de una manera definitiva la corrupción con una educación ciudadana vigorosa y reiterativa en todos los niveles pedagógicos, la corrupción, si bien no desaparecerá del todo, podrá ser controlada de una manera significativa.

 

Como dice Andrés Benavente Urbina en "Estatismo y Anticorrupción": Además de la reducción del tamaño del estado, el combate a la corrupción demanda dos cuestiones esenciales: el fortalecimiento del individuo y de la sociedad civil, y la contensión del poder. 

 

Entre mayor sea la complejidad del estado, mayores son las oportunidades de corrupción. La historia ha demostrado que no importan todos los sistemas de control que se creen para evitar este tipo de delito.  Un profundo cambio en la conciencia de los individuos, puede llegar a generar una conducta honesta y solidaria.

 

Además las arbitrarias e injustas condiciones que impone cualquier sociedad estructurada en castas y clases sociales, prácticamente obliga a los más débiles a ingeniarse mecanismos de supervivencia que forzosamente transgreden las leyes. Un profundo cambio en la estructura de la sociedad puede llevar a los individuos a practicar, sin peligro de extinción, una conducta honesta y solidaria.

 

La penalización ejemplarizante, por sí sola, jamás acabará con la corrupción. Simplemente, la compleja mentalidad y la portentosa capacidad del hombre para burlar sus propias leyes, encontrará siempre recursos para ejecutar delitos cada vez más sofisticados y en perfecta impunidad. Y los que, por desgracia o por torpeza, encuentren castigo, siempre serán tomados por tontos, no por delincuentes, pues han resultado muy poco hábiles en el ocultamiento de sus delitos.

 

Esto implica que, si queremos abocarnos a eliminar la corrupción, tendremos que crear una mentalidad totalmente  nueva,   lo cual  es posible, ya que asistimos a una serie de revoluciones simultáneas; y a la lista de los grandes cambios científicos, tecnológicos, sociológicos y filosóficos que están sucediendo, ha llegado el momento de incluirle transformaciones radicales en la moral, que impliquen una revolución individual en todos nosotros.

 

Operativamente hemos categorizado los mecanismos de prevención en cinco grandes grupos a saber:

 

1. Educación ciudadana y formación de líderes.

2. Fortalecimiento de la Democracia participativa.

3. Vigilancia ciudadana efectiva.

4. Expedición de leyes que efectivamente prevengan la comisión de actos corruptos.

5. Creación de entidades que estudien y hagan efectivas las estrategias para prevenir la corrupción.

 

4.1. EDUCACION CIUDADANA Y FORMACION DE LIDERES

 

Así como en algún día de la historia de la humanidad el hombre propagó el paradigma de la corrupción, se precisa hacer uso de los mismos medios para propagar el paradigma de la NO CORRUPCION.

 

Los esfuerzos individuales, el ejemplo individual positivo, colocado como punto de referencia, puede y debe ser el primer paso para empezar a construir y fomentar ese proceso reestructuratorio de nuestra sociedad, de tal forma que la permee en su totalidad y se generen cambios de radio colectivo.

 

El individuo es el primer factor generador de cambio. Si el hombre en su individualidad no cambia, es imposible que la sociedad cambie.

 

Abordemos el proceso de prevención de la corrupción a partir de nuestra individualidad y de la célula básica de la sociedad, la familia. Partiendo del individuo y de la familia, veremos que la acción, cual la honda generada por una piedra lanzada a un pozo de agua, se desplazará circularmente e irradiará a toda la sociedad, generando los cambios y reformas estructurales.

 

Uno de los elementos para combatir la corrupción, es el ejemplo de la propia conducta; es erradicar de raíz una serie de costumbres, aparentemente insignificantes e inofensivas, que por desgracia se han ido convirtiendo en parte de nuestra cultura; es educar a nuestros hijos de manera que ellos nunca vean a sus padres en actitudes corruptas.

 

Pongamos de moda la decencia, la honradez, el altruísmo, la bondad, la solidaridad, el bien común, la justicia, la transparencia, la confianza, la humildad, la sencillez.

 

También es necesario revisar los requisitos y calidades de quienes deben ocupar cargos de elección popular; cuántos de esos elegidos deben ser sancionados por incurrir en conductas delictuosas relacionadas con las funciones de su cargo, cometidos por el desconocimiento de las normas y leyes en un buen número de ellos.

 

Se debe emprender una cruzada por el rescate de los valores básicos de la sociedad y del ser humano; tenemos que educar a nuestros hijos en valores como la tolerancia, el trabajo cooperativo, la ayuda mutua y la educación como instrumento para el desarrollo personal y productivo del país; en valores como la autoestima y la importancia de las relaciones pacíficas entre los hombres, del derecho a disentir, a pensar y sentir diferentes. Nuestros hijos deben ser educados con una clara conciencia de que quien tiene derechos, también tiene responsabilidades, que quien exige, también debe presentar cuentas de sus actos; pero también debemos reeducar a nuestros mayores para poder fortalecer, por emulación, las enseñanzas a nuestros hijos.

 

Para concluír podemos decir que el estado debe impulsar políticas en materia educativa para que nuestra sociedad retorne a los valores y principios de respeto hacia el interés público y privado y así prevenga los efectos de la corrupción, necesitando del respaldo de cada uno de nosotros para combatirla.

 

El aspecto educativo puede llegar a cumplir un papel trascendental en la transformación de nuestra sociedad, pero sería necesaria la transformación del sistema educativo para que forme seres humanos y no los deforme. Un sistema educativo que promueva la autoestima y convierta al ciudadano en un estudiante permanente; que identifique las desviaciones sociales y formule en forma oportuna acciones correctivas y formadoras; que forme acerca de la autoridad y el orden, pero que no sea represivo; que fomente la libertad, los derechos y las obligaciones de todos los individuos dentro de la comunidad.

 

Ese proceso debe comenzar en el jardín infantil y continuar en los ciclos de educación, primaria, secundaria y superior, a fin de lograr que toda la estructura formativa del individuo sea coherente y tenga la continuidad y los efectos requeridos.

 

La educación debe también tocar el campo de la ecología, pues quien recibe una herencia y no ha sido educado para administrarla en su provecho y el de los suyos, la malgasta y despilfarra, esperanzado quizá en que algún día recibirá otra; igual está ocurriendo en nuestro mundo. Dios  nos legó la tierra llena de vegetación, agua, oxígeno y por ende alimentación y salud por doquier, pero, nos dedicamos a industrializarla sin cuidarla. Los ríos hoy se encuentran contaminados, el aire viciado nos ahoga. Los líderes actuales corrigen estos evidentes males sólo con leyes, que nadie cumple y nadie hace cumplir, porque no se nos ha dicho, de verdad, la importancia de los recursos naturales que poseemos. Los países más industrializados castigan a los del tercer mundo por no cuidar lo que han llamado los pulmones del mundo, pero y, qué se está haciendo allá para mejorar su propia contaminación?. La respuesta es nada, antes por el contrario las reservas naturales de los paÌses del tercer mundo, se inundan de desperdicios radioactivos que coayudan a agotar lo poco que nos queda. La concientización de la humanidad será la única salida para evitar esta catástrofe.

 

4.2. DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

 

Mientras la sociedad la cohoneste, con la complicidad de su ejemplo o con la inercia de su complaciente indiferencia, no habrá órgano estatal, paraestatal o privado capáz de enfrentar la corrupción con posibilidades de éxito. El problema es fundamentalmente, un problema de conciencia colectiva.

 

Los medios de comunicación deben dar voz a las asociaciones cívicas y profesionales que participan en campañas contra la corrupción.

 

Es paradójico, pero la aldea global que predijera Mac Luhan, esa que nos permite saber al instante lo que sucede en Japón y lo que ocurre en nuestra propia ciudad, genera un fenómeno de homogeneidad que dificulta la capacidad de discernimiento y reacción. Además el excesivo flujo noticioso crea en la persona la sensación de no estar bien informada, de indiferencia, de insensibilidad y pasividad.

 

Cuando un enfermo se sacude Pareciera espasmódicamente anuncia que su muerte está cerca. Lo mismo le está pasando a nuestro mundo; la humanidad se debate con desesperación entre los males que hoy padece.que no existen remedios para, siquiera, calmar su dolor. Sabemos que solamente hay una alternativa favorable, cual es la de encontrar líderes de verdad, hombres libres y de buenas costumbres, que sean capaces de despertar a tantos que duermen sin saber siquiera la situación que se vive o mostrándose indiferentes a ella.

 

Es de vital importancia para sacudir de una vez por todas la indiferencia ciudadana, establecer en todos nuestros países el voto obligatorio, con penalizaciones por su omisión, similares o más radicales aún que las que se han tomado en la República del Perú. Solo obligando a nuestros ciudadanos a votar so pena de perder gran parte de sus derechos civiles puede llevar a gran parte de la ciuadanía a las mesas de las votaciones y de esta manera facilitar el camino para un gran cambio en nuestras clases dirigentes, que a su vez genere la anhelada transformación hacia una política sana. Si al voto obligatorio se le añade la total financiación de las campañas electorales por parte del estado y la absoluta prohibición de dineros privados, ni fríos ni calientes, pueden surgir seguramente los líderes de nuevo corte, honestos y solidarios que tanto necesitamos para combatir la corrupción. Esta estrategia sería a nuestro entender la columna vertebral de todo un sistema anti-corrupción.

 

Somos concientes de la dificultad para lograr su implementación, ya que, cuando se menciona la  alternativa de cambiar nuestros legisladores y gobernantes, generalmente aceptada por todos como novedosa y ciertamente fructífera, se tropieza siempre con la voluntad de cambio que realmente manifiesten los llamados a provocarlos, y si su criterio efectivamente será lo suficientemente sano, para lograr que el cambio si sea por algo mejor, so pena de incurrir en el error de elegir algo peor o a lo sumo, y en el mejor de los casos, igual a lo que se tenía. Esta posible solución, tiene que venir necesariamente acompañada de un cambio institucional muy difícil de conseguir, por cuanto el corrupto entronizado no quiere ceder un solo espacio que disminuya su capacidad de acción, y se convierte, con todo a su favor, en un fiero luchador por mantener el establecimiento acomodado a sus proclives intereses. Debemos también considerarla en un marco global de acciones que hagan posible el entorno, favorable a su desempeño eficaz

 .
4.3. VIGILANCIA CIUDADANA EFECTIVA

 

Debe implantarse una agresiva campaña de educación que dé a conocer los mecanismos de participación ciudadana, los instrumentos que permiten exigir y defender los derechos, a la vez que se ilustre sobre los tipos de delitos que, sobre sus dineros, están cometiendo los funcionarios públicos en razón de sus cargos y de sus calidades, porque al fin y al cabo un alto porcentaje de los ingresos del estado son fruto de los impuestos que todos pagamos.

 

En algunas de las especificidades de la corrupción, que se genera con el coprotagonismo de los sectores público y privado, tenemos los procesos de contratación. No solo se caracterizan por la ausencia de objetividad e imparcialidad, sino que han sido fuente de cuantiosos desastres económicos, para el estado y para la comunidad que se ve afectada por la negligencia y la ineficiencia de la acción estatal.

 

Al proceso contractual regulado por el estado, sólo se le ha pretendido dotar de mecanismos que aceleren la acción estatal, bajo la argumentación de que el anterior proceso, por la serie de trámites, propiciaba la corrupción. Se dotó al administrador de más autonomía y responsabilidad, se crearon espacios de participación ciudadana, pero a la fecha el proceso continúa siendo matizado por la corrupción, por la ìdedocracia, la falta de transparencia y la ausencia del principio de economía e imparcialidad.

 

Otro mecanismo de prevención a proponer sería el de recuperar EL CONTROL como fundamento y esencia de la sociedad y de la democracia; nuestra sociedad precisa de un control fuerte, objetivo, imparcial, justo, que defienda los intereses colectivos, que identifique y castigue al infractor. Por ello propondríamos que los funcionarios de los organismos de control sean elegidos mediante el voto popular por períodos de tiempo superiores al de los administradores, provenir de las minorías y ser de diferente filiación política del administrador de turno.

 

Aunque los códigos de ética han resultado en algunas instancias de la evolución de las sociedades, hasta cierto grado efectivos, en el propósito de prevenir los actos corruptos,  una vez más fracasan, ya que la no observación de sus normas, generalmente no acarrea más que algunas malas caras, pero nada efectivo y que realmente sirva para dar soluciones satisfactorias o altamente útiles. Creemos inclusive que, nada es más peligroso que un código de ética, para quien lo cumple, pues se pondrá siempre en desventaja con respecto a quienes no se avienen a su observancia. Se convierte entonces en un placebo de tercera generación, que como en el caso anterior, en nada coadyuva al equilibrio social que tanto deseamos.

 

Si bien se ha logrado llevar el enriquecimiento ilícito y el incremento patrimonial no justificado, a nivel de delito, también es cierto que los resultados en este sentido son poco alentadores, quizás por la falta de personal calificado para entender y entrar en la maraña harto sofisticada de los manejos contables, financieros y empresariales en los que se mueven los sindicados de estos delitos.

 

Se precisa que las profesiones en el país se aglutinen en colegios de profesionales a través de la Colegiatura Profesional Obligatoria para que una vez conformados estos organismos la comunidad pueda delegar en ellos la interventoría de los procesos contractuales. En esa forma los mismos profesionales se encargarían, no solo de ejercer control ciudadano sobre la acción estatal, sino además sobre sus afiliados. Recordemos que los actos de corrupción se dan con la participación y complicidad directa del sector privado.

 

Esta acción de control entrará a fortalecer y supervisar la eficiencia de la Contraloría y la  Procuraduría.

 

El establecimiento de acuerdos con algunos sectores y gremios de la producción de bienes y servicios, es necesario para sancionar ética y penalmente, si es del caso, a infractores por estos delitos.

 

También el periodismo investigativo, responsable y preocupado de la mejor utilización del bien común, del patrimonio de la comunidad, puede ser un mecanismo eficiente.

 

En un sistema abiertamente democrático, éste se dirige al desarrollo de las fuerzas productivas, al incremento del bienestar común, a la redistribución y no a la apropiación indebida del beneficio colectivo. La denuncia es entonces un mecanismo válido para posibilitar la detención de actos corruptos en la medida en que los infractores pueden verse acosados o simplemente temerosos de ser descubiertos. Aunque esto puede representar mayor riesgo y traducirse en la búsqueda de una mayor porción del banquete.

 

 

4.4. EXPEDICION DE LEYES QUE EFECTIVAMENTE PREVENGAN LA COMISION DE ACTOS CORRUPTOS.

 

La intención que nos mueve a esta ponencia, es la de iniciar el establecimiento, básicamente, de algunos mecanismos que prevengan la comisión de los actos corruptos; y aunque en sana lógica las normas que estipulan castigos para quienes los cometen, no pueden clasificarse así exactamente, hay que reconocerles cierto aire preventivo por su condición intimidatoria, todo lo cual depende de un factor externo prácticamente incontrolable, como es la aplicación efectiva del rigor de la ley, castigando siempre al corrupto, cosa que difícilmente se logra. Ya lo hemos registrado en nuestra historia reciente.

 

Sin embargo, en atención a las buenas intenciones hacemos mención de sus posibilidades, sin que nos entusiasme mucho su particular análisis y mucho menos su eficiencia.

 

Como ya lo habíamos dicho, desde un punto de vista sicológico la corrupción es una modalidad de la mentalidad delictiva que se presenta cuando hay un deterioro en la autoridad, producto de un debilitamiento de la imagen paterna. Como la sociedad es, de acuerdo con Freud, un ente antinatural, la ley debe estar respaldada por una serie de mecanismos coercitivos siempre presentes en la conciencia ciudadana y por penalizaciones ejemplarizantes que hagan desistir al individuo de sus tendencias antisociales, que por otra parte, constituyen la realización de sus instintos naturales.

 

En nuestro país y en todos los que padecen corrupción, no faltan leyes y el sistema político está basado en principios que todos, se supone, aceptamos.  Por lo tanto se creería que no es a partir de la emisión de leyes, ni de reformas constitucionales como se puede extirpar esta peste; que podríamos retornar a las leyes dictadas por Simón Bolívar y decretar que los delitos de corrupción sean castigados con la pena de muerte o con la descuartización progresiva del infractor, sin lograr su cometido, pues tales medidas se tomaron en el pasado y sin embargo el problema subsiste y sin aparente solución.

 

Difícilmente encontraremos un país en el cual no se haya expedido alguna disposición legal buscando, por ejemplo, la transparencia y la responsabilidad de los contratistas en la Contratación Administrativa, principio éste de vital importancia.

 

Y aunque, frecuentemente seguimos escuchado decir que el problema no es de leyes, que leyes hay suficientes, sólo que no se aplican, nosotros queremos discrepar de ese concepto, pues juzgamos que sí hacen falta leyes y son precisamente aquellas que harían posible una efectiva prevención, pues no hay voluntad de los legisladores para crearlas, ya que ellos, probablemente, hacen usufructo de su inexistencia, por ejemplo La Extradición, para no tener que ir muy lejos. 

 

En últimas, coincidiríamos con el periodista colombiano Juan Gossain cuando dice: "Si se tratara de proponer un mecanismo de prevención por la vía legislativa propondría que la corrupción fuera tipificada como un delito atroz de lesa humanidad. Porque la corrupción es el más disolvente de todos los peligros que enfrenta la sociedad colombiana en nuestros tiempos. Es más explosiva que el terrorismo, causa más inestablilidad que las perturbaciones de orden público, asusta más que la inseguridad urbana, es más criminal que el secuestro, genera más pobreza que la crisis agrícola y que la ignorancia. La corrupción es más inquietante que todos esos fenómenos, porque entre otras cosas, los genera. Es la causa primera de todos esos efectos. Una vez asumida la corrupción con esa característica delictiva, propondría su castigo a través de la muerte".

 

De otra parte, como el narco-dinero ha contribuído a magnificar el fenómeno de la corrupción, no existe a nuestro entender otra manera posible de erradicar esta lacra social que está corroyendo los mismos cimientos de la sociedad mundial que la legalización mundial de la droga, ya que de su ilegalidad es de donde se derivan la mayor parte de los problemas que genera este flagelo; veamos por qué:

 

Por ejemplo, la hoja de coca perdió sus viejos usos, y como  este sicotrópico es sólo producible en climas tropicales pero de masivo consumo en la capital de la democracia, genera un nuevo prohibicionismo y dá a luz un nuevo fenómeno de narcotráfico.

 

Sin embargo, nuestra actitud debe caracterizarse por un doble NO. Ni la corrupción ni el imperio: el camino es un nacionalismo probo, diamantino. Y un compromiso solidario con nuestros vecinos latinoamericanos que sufren del mismo flagelo. Y una rápida gestión en busca de nuevos mercados para nuestros productos en el extenso mundo que no es solo América.

 

4.5. CREACION DE ENTIDADES QUE ESTUDIEN Y HAGAN EFECTIVAS LAS ESTRATEGIAS PARA PREVENIR LA CORRUPCION

 

Otro mecanismo para prevenir la corrupción sería a través de la constitución de un Organismo No Gubernamental, O.N.G. Esta O.N.G. estaría conformada por los profesionales, los industriales y los comerciantes, el sector financiero, el sector agrícola, etc. Esta O.N.G. adelantaría las labores de diseño y formulación de estrategias de control, de educación, difusión, prevención y denuncia.

 

Esta O.N.G. entraría de lleno, como programa inicial en la investigación propuesta por el Dr. Andrés Augusto Flórez Giraldo en el Capítulo que ya pasamos de "Hombre, Sociedad y Corrupción".

 

Esa O.N.G. es la propuesta básica que nosotros traemos hoy a este foro. Crear esa O.N.G. es nuestro propósito.

 

Dijimos al inicio de esta charla que es una PONENCIA, y lo es, porque finalmente presentamos a ustedes esta propuesta para que sea considerada y debatida, si quieren, de inmediato, advirtiéndoles, eso sí, que del seno de nuestra sociedad va a salir esa O.N.G. y se va a constituir en la abanderada de la lucha contra la corrupción, por la vía de la PREVENCION, de diseñar, de  llevar a las instancias que sean necesarias, de presentarles como proyectos de ley ante nuestros congresos, y de implementar las tareas que se requieran para que seamos capaces de montar un efectivo trabajo que tenga que ver, exclusivamente, con las estrategias para prevenir la corrupción.

 

Esta O.N.G. tendrá como programa trabajo, el sacar adelante, entre otras, las propuestas de solución que hemos esbozado ante ustedes.  

 


 

 

APENDICE

 

MODALIDADES EXPLICITAS

           

PECULADO:

 

Por apropiación: Apropiarse en provecho propio o de un tercero de bienes del Estado o de empresas o instituciones en que éste tenga parte o de bienes o fondos parafiscales, o de bienes de particulares cuya administración, tenencia o custodia haya confiado por razón o con ocasión de sus funciones (Servidores Públicos).

 

Por extensión: Realizar cualesquiera de las conductas descritas arriba sobre bienes:

 

Que administre o tenga bajo su custodia pertenecientes a empresas o instituciones en que el Estado tenga la mayor parte o recibidos a cualquier título de éste.

 

Que recaude, administre o tenga bajo su custodia pertenecientes a asociaciones profesionales, cívicas, sindicales, comunitarias, juveniles, benéficas o de utilidad común no gubernamentales (Particulares).

 

CONCUSION:

 

Abusando de su cargo o de sus funciones constreñir o inducir a alguien a dar o prometer al mismo servidor o a un tercero, dinero o cualquier otra utilidad indebidos, o solicitarlos. (Servidores Públicos).

 

COHECHO:

 

Propio: Recibir para sí o para otro dinero u otra utilidad, o aceptar promesa remuneratoria, directa o indirectamente, para retardar u omitir un acto propio de su cargo, o para ejecutar uno contrario a sus deberes oficiales.

 

Impropio: Aceptar para sí o para otro, dinero  u otra utilidad o promesa remuneratoria, directa o indirecta, por acto que deba ejecutar en el desempeño de sus funciones (Servidores Públicos).

Recibir dinero u otra utilidad de persona que tenga interés en asuntos sometido a su conocimiento (Servidores Públicos).

 

Por dar u ofrecer: Dar u ofrecer dinero u otra utilidad a servidor público, en los casos previstos en los dos artículos anteriores (Particulares).

 

TRAFICO DE INFLUENCIAS PARA OBTENER FAVOR DE SERVIDOR PUBLICO:

 

Invocar influencias reales o simuladas para recibir, hacer dar o prometer para sí o para un tercero dinero o dádiva, con el fin de obtener cualquier beneficio de parte de servidor público en asunto que éste se encuentre conociendo o haya de conocer. (Particulares).


 

 

UTILIZACION INDEBIDA DE INFORMACION PRIVILEGIADA:

 

Como empleado o directivo o miembro de una junta u órgano de administración de cualquier entidad pública o privada, hacer uso indebido de información que haya conocido o por razón o con ocasión de sus funciones, con el fin de obtener provecho para sí o para un tercero, sea ésta persona natural o jurídica (Servidores Públicos y Particulares).

 

PREVARICATO:

 

Por acción: Proferir resolución o dictámen manifiestamente contrario a la ley.

 

Por omisión: Omitir, retardar, rehusar o denegar un acto propio de sus funciones.

 

Por asesoramiento ilegal: Asesorar, aconsejar, o patrocinar de manera ilícita a persona que gestione cualquier asunto público de su competencia. (Servidores Públicos).

 

RECEPTACION, LEGALIZACION Y OCULTAMIENTO DE BIENES PROVENIENTES DE ACTIVIDADES ILEGALES:

 

Estando fuera de concurso en el delito, ocultar, asegurar, transformar, invertir, transferir, custodiar, transportar, administrar o adquirir el objeto material o el producto del mismo o darles a los bienes provenientes de dicha actividad apariencia de legalidad o legalizarlos. (Servidores Públicos y Particulares).

 

 

 


 

BIBLIOGRAFIA

 

EL PRINCIPIO DEL PEZ GORDO - ESTRATEGIAS PARA COMBATIR LA CORRUPCION

Documento Editorial  Planeta

 

LOS HILOS DEL PODER

Jorge Téllez Mendoza - Juan Alvaro Castellanos Díaz

 

UN PAIS DE CAFRES - Antología de la corrupción contemporánea en Colombia.

Gonzalo Guillén

 

EL PRINCIPE

Nicolás Maquiavelo

 

LA COLOMBIA POSIBLE

Alberto Mendoza

 

EL AMOR A LA VIDA

TENER O SER

Erich Fromm

 

CARTA DE JAMAICA  - Simón Bolívar

 

CONTROLANDO LA CORRUPCION - Robert Klitgaard.  La Paz, editorial Quipus, 1990, pag. 45 (edición en español).

 

EL RENACIMIENTO DEMOCRATICO - Jean Francois Revel.  Barcelona, editorial Plaza & Janes, 1992, pag. 380.

 

"CORRUPTION AND POLITICAL DEVELOPMENT" - Joseph F. Nye.  "A Cost Benefit Analysis", en Political corruption, a Handbook, p. 963, cit. por Luis Moreno Ocampo, ibíd.

 

"EL PARADIGMA ETICO DE UN ESTADO CONTEMPORANEO" - Adela Cortina.  Conferencia.

 

"CASOS INTERNACIONALES. LA EXPERIENCIA DE ITALIA EN LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCION" - Fernando Imposimato.  Conferencia.

 

"ESTATISMO Y ANTICORRUPCION" -  Andrés Benavente Urbina. En Ciencia Política # 33, Santafe de Bogotá, III trimestre de 1994.

 


 

 

GRUPO DE TRABAJO DE LA PONENCIA

 

 

ANDRES AUGUSTO FLOREZ GIRALDO

JAIME IGNACIO OSPINA ANGEL

JAVIER PAVA QUICENO

JOSE ALBEIRO GOMEZ AYALA

JOSE DARIO VANEGAS LOTERO

JUAN GUILLERMO SALAZAR PINEDA

MARIO ALONSO LOZANO ANDRADE

OSCAR RICARDO PRADA CHONA

RAFAEL ANTONIO FRANCO RUIZ

WALTER ABEL SANCHEZ CHINCHILLA

 

Profesor Sicólogo y Sicoanalista

 

Dr. RAUL SALAMANCA LONDOÑO

 

 

 

 

U.S. Inter Affairs  - Volver a la página principal -

Estimado Lector; Si nos ha localizado a través de un motor de búsqueda en internet y desea obtener más información:

Por favor copie la dirección de nuestra página principal y visítenos.. Será bienvenido...!

http://www.interamericanusa.com/

Para enviar sus comentarios, por favor escribir a nuestra dirección: info@interamericanusa.com

(Click para enviar correo)